El poder de las palabras

Últimamente leo mucho.
Como los jueves y viernes tengo que coger el autobús para ir donde estudio y luego esperar unos 20 minutos o así antes de que pueda entrar en clase, algo tengo que aprovechar el tiempo, ¿no?
Y de leer, y reflexionar y pensar ( que lo hago mucho), me ha hecho darme cuenta el poder que tienen las palabras, tanto para bien y para mal.

¿Cuantas veces hemos necesitado consejo, o simplemente desahogarnos? Y cuantas veces al respondernos nos han hecho sentir mejor? Y no solo era por la presencia de la otra persona, sino por lo que nos ha dicho, por como lo ha dicho. Las palabras tienen mucho poder según como se utilicen.

Y también desgraciadamente para mal. A veces la gente sabe que nos hará daño y utiliza según qué palabras para hacernos sentir peor. Pero tampoco hay que ser rebuscado. Sin suceder eso, a veces discutiendo se hace un mal inimaginable al decir x cosas a la persona en cuestión. Hasta cierta parte puede ser "normal" porque cuando se discute se dicen cosas que luego uno se arrepiente. Pero no quiero entrar en ese tema, porque el tema no trata de eso.

Una palabra que a veces cambia el curso de todo, que nos hace reflexionar, que nos hace darnos cuenta de algo, que nos hace poder cambiar el camino que hemos elegido, dándonos cuenta que estábamos equivocados. Me alegro de haber podido darme cuenta de eso. Me alegro de poder utilizar ese "poder" para poder ayudar a la gente. Eso sí, tiene que ser de corazón, porque sino, ¿de qué sirve?

4 comentarios:

mangu dijo...

Pues sí, las palabras pueden hacer milagros y nos hacen más poderosos.
Una de las cosas que nos diferencian a los humanos de los animales es justamente esa. La capacidad para utilizar la palabra escrita y oral para comunicarnos.
Pero como tu bien dices, también puede hacer mucho daño. Como ejemplo de persona que utilizó mal la palabra me viene a la mente un tio bajito, con bigotito que arrastró al mundo a una guerra mundial. Ese tipo era un gran orador y el partido al qual formaba parte, lo fichó por eso justamente, por ser un gran orador.
Pero esto era un inciso, a mi realmente, me encanta como la utilizas tu, que lo haces para ayudar y hacer sentir a las personas cada día un poco mejor.
Gracias Náyane.

Keii dijo...

MUY CIERTO.. Las palabras son una poderosa fuente de muchos cambios que inimaginablemente pueden tomar un rumbo o puede tomar otra.. de igual modo como ha señalado Naya, para bien o para mal, segun el significado que le des al contexto, resultan una base para ayudar segun que problemas y tambien una desgracia para hundir hasta el mas alegre de las personas.. si se hace daño claro.
La Comunicacion.. esa es una clave importante para poder hacer uso de la palabra. Mas razon que una santa, siempre hay que usar la palabra de corazon ;D :**********
recuerda.. Un segundo es una Eternidad y la Eternidad se acaba en un segundo..

Anónimo dijo...

Hola Nayane. Me ha gustado tu reflexión. Me pareció interesante.

La palabra es el medio por el cual transmitimos las ideas. Quizás el poder está en el significado de lo que hay detrás de lo que expresamos.

Creo Nayane que tú has ayudado mucho con tus palabras. Y es cierto que a veces las cosas que nos puedan decir las personas que nos importan, son las que más nos pueden afectar, tanto para bien cómo para mal.

Yo a veces también leo en los buses cuando me dirijo a la casa de algún alumno. Es una buena forma de aprovechar el tiempo. Aunque últimamente también quiero dedicar tiempo a no hacer nada, simplemente para intentar saber algo más de mí mismo.

El ejemplo de Mangu también me pareció muy inteligente.

Un beso y cuídate.

P.D.: Ya estoy esperando con bastantes ganas tus nuevas entradas en el blog. Miguel. :)

ancora dijo...

Como tu bien dices las palabras tienen mucho poder. Por eso cuando se discute con alguien hay que controlar lo que decimos, no decir cosas sin pensarlas realmente por el simple cabreo, ya que se puede llegar hacer mucho daño :(. Pero también pasa lo contrario que una serie de palabras dichas con el corazón y con ánimo de resaltar las virtudes de alguien suben la autoestima y la resistencia a los sabotajes de la gente que critica sin saber realmente lo que están diciendo.